Cambios anatomicos y fisiologicos en el embarazo

Cambios anatomicos y fisiologicos en el embarazo

💬 Cambios físicos durante el embarazo

ResumenLa exposición a contaminantes ambientales puede suponer riesgos posteriores para la salud de las mujeres embarazadas, sus fetos en desarrollo, los niños y los adultos. Es necesario conocer a fondo los cambios fisiológicos y de comportamiento que se producen durante el embarazo y la lactancia para determinar los riesgos para esta población potencialmente susceptible. Durante el curso del embarazo y la lactancia, se producen muchos cambios fisiológicos y anatómicos en los sistemas orgánicos de la mujer. El volumen sanguíneo y la producción cardíaca, por ejemplo, aumentan durante el embarazo, y otros procesos fisiológicos se alteran para adaptarse a las demandas del feto. Las necesidades nutricionales son mayores durante la lactancia que durante el embarazo. Tanto durante el embarazo como durante la lactancia, también se producen cambios en el comportamiento. Por ejemplo, la ingesta de agua durante el embarazo y la lactancia aumenta. En ausencia de embarazo o lactancia, estos cambios fisiológicos y de comportamiento pueden dar lugar a exposiciones ambientales diferentes de las que estas mujeres podrían experimentar normalmente. Este documento recoge información de la bibliografía existente sobre los cambios conductuales y fisiológicos de las mujeres embarazadas y lactantes que pueden influir en su exposición o vulnerabilidad a los contaminantes ambientales, ofrece pruebas sobre factores de exposición potencialmente útiles para esta población femenina e identifica las lagunas de datos.

🌞 Cambios anatómicos durante el embarazo ppt

Referencias1. Mitchell AA, Gilboa SM, Werler MM et al (2011) Uso de medicamentos en el embarazo, con especial énfasis en los medicamentos de prescripción: 1976-2008. Am J Obstet 205:51 Gynecol. HTTPS:/doi.org/j.ajog/10.1016.2011.02.029Article
7.Jeong H (2010) Altered drug metabolism during pregnancy: drug-metabolizing enzyme hormonal control. Drug Metab Toxicol 6:689-699 Expert Opin. HTTPS:/doi.org/Article 10.1517/17425251003677755
Inclusión equitativa de las mujeres embarazadas en los ensayos clínicos: una estrategia integrada de investigación y ética 9.Van der Graaf R, Van der Zande ISE, Den Ruijter HM et al (2018). 19:78 Ensayos. HTTPS:/doi.org/10.1186/s13063-017-2402-9Product
13. Dallmann A, Liu XI, Burckart GJ, van den Anker J (2019) Transportadores de fármacos y modelos para el estudio de la transmisión materno-fetal de fármacos expresados en la placenta humana. Pharmacol 59(1):S70-S81 de J Clin. ARTÍCULO https://doi.org/10.1002/jcph.1491
14.Dallmann A, Mian P, Van den Anker J, Allegaert K (2019) Estudios farmacocinéticos clínicos y la importancia de los instrumentos farmacométricos en mujeres embarazadas. Des 25:483-495 Curr Pharm. Report https://doi.org/10.2174/1381612825666190320135137

💖 Cambios fisiológicos en la anestesia del embarazo ppt

Introducción Basándose en las tasas de exposición comparativamente altas y/o en la vulnerabilidad de este grupo demográfico a diferentes compuestos 1, 2], las evaluaciones del riesgo químico para la salud humana también identifican a las mujeres embarazadas como una subpoblación de interés. Lamentablemente, en los ensayos clínicos farmacéuticos, las mujeres embarazadas suelen estar infrarrepresentadas 3] y las sustancias químicas no terapéuticas rara vez se prueban en seres humanos en algún momento de la vida 4-6. La modelización farmacocinética (PK) puede utilizarse para relacionar la exposición al fármaco con la posible toxicidad tisular, con el fin de determinar el riesgo que supone una sustancia química. La absorción, distribución, metabolismo y eliminación de las sustancias químicas por parte del organismo 8, 9] se representan en los modelos PK. Además, estos modelos permiten cuantificar las concentraciones tisulares resultantes de las dosis externas, ya sean controladas (por ejemplo, las dosis administradas en un ensayo clínico o un estudio de toxicidad en animales 10]) o no controladas (por ejemplo, las dosis administradas en un ensayo clínico o un estudio de toxicidad en animales 10]). (por ejemplo, a través de exposiciones ambientales complejas 11]).
Existen ventanas de susceptibilidad tóxica durante la gestación en las que los insultos químicos pueden causar efectos adversos de por vida, 2, 9, 12-14]. Una herramienta para predecir la exposición de los tejidos fetales a las sustancias químicas 12, 15] viene dada por los modelos matemáticos de PK. Dado que no se dispone de datos de PK para la mayoría de las sustancias químicas en mujeres embarazadas y bebés in utero, se requieren modelos para estimar las dosis de interés sobre la base de los datos obtenidos de adultos o animales no embarazados 12]. En aplicaciones como las evaluaciones de riesgos para la salud humana 16-18, los modelos PK basados en la fisiología (PBPK) constituyen una opción atractiva para extrapolar detalles. Además, los modelos PBPK pueden utilizarse para comprender y, potencialmente, sustituir algunos de los factores de incertidumbre por defecto que suelen utilizarse para evaluar una dosis de referencia de 12, 19] mientras se utilizan datos de toxicidad.

👅 Cambios fisiológicos del embarazo en cada trimestre

Las crecientes necesidades del feto en crecimiento y de sus propios tejidos suponen una presión adicional para el corazón de la madre durante el embarazo. El trabajo que realiza el corazón viene determinado por la cantidad de sangre por minuto que expulsa (el gasto cardíaco). Entre las semanas 9 y 14 de gestación se produce un rápido aumento del gasto cardíaco. El corazón de una mujer embarazada realiza entre un 25 y un 30 por ciento más de trabajo durante el periodo comprendido entre la semana 28 y la 30, cuando la carga es mayor, que antes del embarazo. A medida que se acerca el momento del parto, la carga de trabajo del corazón disminuye en cierta medida; cuando nace el bebé, la carga es esencialmente igual a la que había cuando la madre no estaba embarazada. Esta disminución de la producción cardíaca y del trabajo cardíaco, que se produce a pesar de que el feto y los tejidos maternos siguen necesitando oxígeno y nutrientes en la sangre, se explica por la mayor eficacia con la que los tejidos obtienen oxígeno y nutrientes de la sangre de la madre durante las últimas semanas del embarazo.