• Mié. May 12th, 2021

Miedo a la profundidad del mar

🙂 Miedos y fobias irracionales al agua que puede tener

Los incidentes de casi ahogamiento, el estar perdido en el mar, los ataques de tiburones, el no tener suficiente aire para respirar e incluso los naufragios pueden haber contribuido al desarrollo de un miedo extremo a las aguas profundas, desconocidas, abiertas o turbias.
Algunas personas pueden nadar en grandes masas de agua y no tienen miedo al agua salada. De hecho, no pueden imaginarse a sí mismas sumergidas, solas en mar abierto o tumbadas en el fondo del mar.
La talasofobia (miedo a las profundidades), la cimofobia (miedo a las olas), la megalohidrotalasofobia (miedo a las grandes criaturas y objetos marinos bajo el agua) y la acuafobia (miedo al agua) son reacciones talasofóbicas que pueden desarrollarse.
Un profesional de la salud mental le ayudará a identificar el origen de su fobia, a sustituir las asociaciones negativas por otras positivas y a enseñarle a controlar sus reacciones emocionales y físicas al miedo.

📄 6 consejos para superar el miedo a las aguas abiertas | pasos para vencer la carrera

El miedo a las profundidades se conoce como batifobia. La bañofobia es un miedo o ansiedad asociada al mar o a diferentes formas de cuerpos de agua; sin embargo, se considera que muchos bañofóbicos también tienen miedo a los túneles, valles de montaña o cuevas.
Batofobia deriva de las palabras griegas bathios, que significa “profundidad o hondura”, y phobos, que significa “aversión, temor o miedo”. Las personas que padecen esta fobia temen los lagos, las piscinas, los océanos, los pasillos, los pozos, los valles de las montañas, los túneles y todo lo que tenga profundidad. Cuando se encuentran con ellos, suelen sentir aprensión o tener un ataque de pánico en toda regla. También son conscientes de que su ansiedad es irracional, pero no pueden superarla. En algunos casos, su ansiedad también puede interferir en su vida cotidiana.
La batisofobia, como muchas otras fobias particulares, no tiene una causa clara; sin embargo, la mayoría de los expertos sugieren que tiene su origen en experiencias desagradables o estresantes en la vida temprana del individuo. La batimofobia puede desencadenarse al ver ahogarse a un ser querido, o incluso al presenciar cómo un adulto mayor/cuidador/padre demuestra tener miedo a las profundidades. Un batisfóbico recuerda que su profesor le pidió que metiera la mano en un tarro de 5 galones para sacar las criaturas muertas que estaban investigando en su clase de Biología. Recuerda que sintió un “escalofrío y una profunda sensación de temor” ante la perspectiva de enfrentarse a “lo inesperado”. Incluso de adulto, le aterrorizaban las profundidades de algún tipo a causa de este incidente.

😗 ¿tiene talasofobia?

La talasofobia (en griego: thalassa “mar” y phobos “miedo”) es un miedo constante y fuerte a las masas de agua profundas, como el mar, los océanos, los estanques o los lagos. Aunque son algo similares, la talasofobia no debe confundirse con la acuafobia, que es el miedo al agua. El miedo a estar en masas de agua profundas, el puro vacío del mar, las olas del mar, los animales marinos y la distancia de la tierra son ejemplos de talasofobia. [2] Las causas de la talasofobia son desconocidas y son objeto de estudio médico porque pueden diferir mucho entre las personas. [3] Según los investigadores, el miedo a las grandes masas de agua es en parte una reacción evolutiva y también puede estar relacionado con factores de la cultura popular que provocan miedo y angustia. La gravedad de la talasofobia, así como los signos y síntomas asociados a ella, es muy variable. Muchas personas con talasofobia experimentan numerosos episodios de malestar emocional y físico provocados por diversas causas. [5] El tratamiento puede incluir una combinación de terapia y ansiolíticos, y tiene más éxito cuando se administra a los pacientes cuando son jóvenes, que es cuando la talasofobia es más frecuente. [número seis]

💞 Consejos para lidiar con el miedo al agua

Examinar las características del dispositivo y ver si se puede identificar. Utilice la información de geolocalización precisa. En una tableta, puede almacenar y/o acceder a la información. Personalice su material. Haga un perfil de contenido exclusivo para usted. Analice la eficacia de sus anuncios. Se debe optar por una publicidad sencilla. Hacer un perfil de publicidad personalizada. Elija entre una variedad de anuncios personalizados. Utilice la investigación de mercado para conocer mejor al público objetivo. Analice la eficacia de su material. Mejore y desarrolle los productos.
El miedo a las masas de agua profundas se conoce como talasofobia. Cuando se exponen a factores desencadenantes, como las aguas profundas, el océano o los lagos, las personas con talasofobia experimentan una aparición repentina de ansiedad.
La talasofobia afecta a cada persona de forma diferente. Al nadar en aguas profundas, estar en un barco o no poder tocar el fondo de la piscina, algunas personas pueden experimentar miedo. Otras se aterrorizan con sólo pensar en el océano o ver imágenes de aguas profundas.
La talasofobia, también conocida como “fobia al océano”, es una fobia que implica un miedo extremo a las masas de agua profundas. La talasofobia es una fobia particular, y el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales la clasifica como un trastorno de ansiedad (DSM-5).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad