• Jue. Oct 14th, 2021

Niño con duda

😻 Niño con duda online

Naturalmente, usted y yo creemos eso. Todos los días confiamos en algo que no podemos ver o probar. La mayoría de nosotros somos rápidos en imaginar lo improbable. Con el potencial de tener confianza, estamos conectados. Y, naturalmente, dudamos de eso al mismo tiempo. Somos cínicos, inquisitivos y curiosos. A veces también hacemos preguntas que ponen ansiosos a los que nos rodean. (O pensamos en cosas que tememos responder en voz alta porque nos ponen nerviosos.)
De varias maneras y a varios ritmos, todos procesan su confianza. Mis dos hijos tienen personalidades distintas, pero durante sus años de primaria, cuando íbamos en el coche, recuerdo una conversación.
Una pregunta fue respondida por Hannah, que resultó ser la portavoz de la familia incluso en segundo grado. «No entiendo a ese papá. Algunos de mis amigos dicen que no hay Dios. ¿Cómo sé que ellos están equivocados y yo tengo razón? ”
En el coche, Sarah, la optimista de la guardería, pudo sentir el miedo, y dio su mejor golpe para superar el estrés. «Ella explicó claramente, «No te preocupes RP, papá se lo explicará y ella estará bien».

🤔 Niño con duda del momento

También encontramos en la historia de la Educación de Calvert que un sentimiento que puede sabotear el progreso de la educación en casa es DOBLE. Como padre de la educación en casa, o incluso como padre en general, es importante abordarlo de frente cuando la duda viene a tu mente.
La duda invadirá tus pensamientos y lentamente tu confianza en tu capacidad de educar en casa. Preguntas como: ¿Por qué no puedo ser un mejor padre en la educación en casa? ¿He tomado una decisión incorrecta? ¿No estoy haciendo lo suficiente? ¿Y estoy arruinando el futuro de mi hijo? Para los padres que educan en casa, la especulación es común. Estas preguntas, en el lado positivo, inspirarán la reflexión y el cambio. Sin embargo, es hora de dar un paso atrás y responder cuando estas incertidumbres le hagan cuestionarse a sí mismo de forma regular o proyecten una sombra sobre sus interacciones diarias con sus hijos.
Cuando ha pasado tiempo con la familia o los amigos, a veces surge la incertidumbre. Después de relacionarse con un niño de la misma edad que el suyo o después de leer una noticia sobre otro estudiante, también puede surgir la confusión.

🦁 Niño con duda en línea

Bienvenido a No te vayas! February 22, 2017 por Patti Brown Leave a Comment Para recibir apoyo diario y recursos para cumplir con la Palabra de Dios, asegúrese de suscribirse al feed RSS de No te vayas o a las notificaciones por correo electrónico. Bienvenido de nuevo a No se vaya! Para recibir diariamente motivación y recursos para cumplir con la Palabra de Dios, suscríbete al feed RSS No te vayas o a las notificaciones por correo electrónico si aún no lo has hecho. Esta entrada puede incluir vínculos a afiliados. Pulse aquí para leer nuestra declaración de divulgación completa. Gracias por la ayuda de este sitio web!
Las preguntas se volverán muy serias en algún momento en el camino de la fe de casi todos, y la incertidumbre puede convertirse en una parte real de la lucha por entender. A menudo, los padres entran en pánico cuando esto sucede y no saben cómo reaccionar.
Cuando el padre del niño poseído por el demonio llevó a su hijo a Jesús para que lo curara, asumió claramente que Jesús tenía una gran fuerza, o que no vendría. Sin embargo, incluso él tenía dudas, diciendo «Yo creo; ¡ayuda a mi incredulidad!» a Jesús. «Que» (Marcos 9:24).
Si se irrita con las preguntas de su hijo, o incluso se enfada, puede elegir dejar de hablar. ¡Lo último que quieres es eso! Sé paciente y compasivo. Acompáñalos en la duda.

💫 Niño con duda 2020

Y las consecuencias no son fugaces: incluso un año después de experimentar angustia emocional, es probable que los niños se vean a sí mismos y al entorno bajo una luz negativa, informan los investigadores en la edición de marzo/abril de Child Development. El estudio mostró que aunque los estados de ánimo se mantuvieron estables, las percepciones de los niños sobre sus capacidades tendieron a disminuir.
A través de tres pruebas exhaustivas realizadas con seis meses de diferencia, el estudio supervisó a 932 niños de escuela primaria de Illinois, mitad niños y mitad niñas, durante un año. Las evaluaciones se diseñaron para valorar los niveles de depresión y ansiedad, así como los sentimientos de los niños sobre sí mismos y el entorno y sus expectativas sobre sus capacidades.
La autora principal del informe, Eva M. Pomerantz, dice que los niños que experimentan angustia emocional suelen culparse a sí mismos por los errores, mientras que atribuyen el rendimiento a factores externos a ellos mismos. Un niño podría creer, por ejemplo, que obtuvo una buena nota porque su maestra estaba de buen humor.
Pomerantz, profesor asociado de psicología de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, dice que estos niños a menudo tienen dudas sobre si pueden cumplir con las expectativas comprobadas y sufren de baja autoestima con respecto a sus habilidades sociales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad