Reflexion para una madre de su hijo

Reflexion para una madre de su hijo

🥨 Un policía dispara a una madre e hijo desarmados por una «boga» en tarlac

A menudo se pasa por alto el poder tranquilizador de una sola frase, «mamá». Significa el mundo para una mujer que acaba de ser madre. Viene con muchas obligaciones, pero también con mucha alegría.
«Vive tu vida al máximo, mi niña. Extiende tus alas y surca el cielo. Puesto que eres mi hijo y he depositado mi fe en ti, puedes lograr mucho más en la vida. «Te adoro, hijo mío».
En el acelerado mundo actual, es fácil pasar por alto la conexión inherente y única que existe entre los miembros de la familia. Sin embargo, habrá momentos en los que sepamos lo mucho que necesitamos el consuelo y el afecto de nuestra madre.
Tú, hijo mío, eres la razón por la que estoy vivo hoy. Eres el centro de mi universo. He trabajado duro toda mi vida para darte calor, y seguiré haciéndolo hasta el final de mis días. Te adoro.
Puedes ser travieso a veces, pero en su mayor parte, eres dulce y amable.
Nunca olvides tu amor y bondad hacia los demás.
Necesitamos más chicos buenos como tú en este mundo a veces cruel.
¡Sigue haciéndonos sentir orgullosos, hijo!

🐼 23 de diciembre de 2020 – el destino de tu hijo – una reflexión sobre

Estaba paseando por mi habitación en 2013, deseando que mi cuerpo se detuviera. Miré la hora: 10 a.m. Habían pasado 28 horas desde la última vez que dormí. Hice lo único que se me ocurrió. Marqué el número de mi madre.
Mi madre y yo siempre hemos tenido una estrecha relación. Siempre la he admirado por su valor, su encanto, su coherencia y su gracia ante la adversidad. Durante mi infancia me aseguró que siempre estaría a mi lado. Cuando di a luz a mi hijo, el vínculo se hizo aún más fuerte.
Entre el momento en que estuve en mi cocina, atónita, y el momento en que sostuve a mi perfecto bebé, había pasado una hora y media. Para dar a mi nueva familia un poco de tiempo a solas, mi madre sacó a todos de la sala de partos en silencio.
Las enfermeras volvieron para ver cómo estaba mi pequeño bebé. Me explicaron que querían llevar a mi hijo a la UCIN después de auscultarle los pulmones y compartir miradas nerviosas. Estaba bien; solo se había adelantado un poco y necesitaba algo de ayuda. Su padre me cogió de la mano y les siguió.
Mirando atrás, fuimos muy afortunados. Mi hijo sólo quería quedarse en la UCIN durante unas horas. Dos días después, pudimos salir juntos. Sin embargo, cuando me quitaron a mi bebé de los brazos, sentí como si me arrancaran literalmente el corazón del cuerpo.

📃 Wmf: san agustín y santa mónica – oración perseverante

Hace dos años di a luz a mi primer hijo, Xavien, a la edad de 39 años. Aunque sólo tenía treinta y nueve años, mi embarazo fue clasificado como un embarazo geriátrico, y aunque los nueve meses de embarazo transcurrieron sin problemas, pasar treinta y nueve años sin ser madre no me preparó para lo mucho que iba a cambiar mi vida. Una ventaja que tienen las madres más jóvenes (entre otras, estoy segura) es que pueden haber pasado dos décadas siendo codiciosas, ensimismadas y dispuestas a llenar su tiempo libre con su propia agenda, en lugar de cuatro.
No me arrepiento de haber aplazado la formación de una familia hasta ahora.
Soy esposa, madre, profesora, hija, amiga y hermana.
Me convertí en madre con el nacimiento de Xavien. Me ha llevado mucho tiempo descubrir cómo ser realmente una madre.
A pesar de que no estaba preparada para esta misión, ahora estoy agradecida por las lecciones que me está enseñando mi hijo. He tardado un año en darme cuenta de lo bonito que es sucumbir a su entusiasmo envolvente y deleitarme viéndole elegir qué libros leer antes de dejar caer su peso sobre mi regazo. Está consiguiendo que baje el ritmo, que sonría y que disfrute de los rizos de su pelo que cambian con el tiempo, de su cuerpo cansado y malhumorado, y de su mirada contemplativa cuando considera lo que hacen los demás antes de intentar dominar el reto él mismo.

🌝 Amanda keller desgarradora reflexión sobre la crianza de los hijos

Esta es la primera de una serie de historias escritas por una madre que trajo a sus hijos al Instituto para el Apego y el Desarrollo Infantil hace muchos años. Desde que crió a sus hijos con trastorno reactivo del apego, ha experimentado tanto el amor como la pérdida. Sus hijos son ahora adultos. Estas son sus reflexiones y recuerdos recogidos de las experiencias de la vida y de los conocimientos adquiridos con el paso del tiempo.
A medida que el verano llega a su fin y los árboles empiezan a mostrar signos de cambio de estación, reflexiono sobre los cambios que se han producido en mi vida. Cuando era una joven madre que criaba a sus hijos con un trastorno reactivo del apego, recuerdo que pensaba que nada cambiaría nunca. Durante varios años, me sentí atrapada en un bucle interminable de preocupación y perplejidad. Nadie sabía por lo que estaba pasando mi familia. Como madre, me llenaba de remordimientos y rabia hacia todas las personas que se negaban o no podían apoyarnos. Parecía que tanto mis hijos como yo estábamos destinados a una vida de decepción. Mi familia parecía estar congelada en el tiempo.
Las cosas cambiaron con el tiempo. El primero ocurrió cuando finalmente recibimos la ayuda que necesitábamos. Por primera vez como madre, me sentí validada. Con el paso de los años, nuestra familia experimentó muchos cambios positivos. Los cambios siguen produciéndose hoy en día. Mi hijo mayor ha sido recientemente padre de una segunda niña. Este niño era algo que tanto él como su madre deseaban. Adoran a sus hijas, a pesar de su juventud y sus dificultades económicas. Mi hijo es un padre atento y cariñoso. Por primera vez, dice que siente que tiene una verdadera razón. Ahora se mantiene en el camino y se fija objetivos ambiciosos. Ha cambiado tras convertirse en padre.