• Sáb. Oct 16th, 2021

Garbanzos secos

🤤 Garbanzos en remojo rápido

En la cocina de Oriente Medio, los garbanzos, también llamados garbanzos, son básicamente un ingrediente básico. Son la base de alimentos como el hummus y el falafel y, aunque los garbanzos en lata son fáciles de usar, los garbanzos secos son realmente una mejor opción.
Los garbanzos secos son mucho más económicos y, al no estar saturados de conservantes, parecen tener un sabor más natural. Además, los garbanzos sobrantes se pueden congelar para utilizarlos más adelante. El único inconveniente es que, antes de cocinar los garbanzos, hay que ponerlos en remojo. Te vamos a contar cómo hacer ambas cosas, para que tu familia pueda disfrutar de estos deliciosos bocaditos.
Lo primero que tendrás que hacer antes de cocinar los garbanzos secos es ponerlos en remojo, como con cualquier otra judía seca. Lo mejor es hacerlo de un día para otro, pero hay un atajo que puedes tomar si te olvidas y tienes prisa. Ya llegaremos a eso, pero primero veamos el proceso de remojo convencional.
Para asegurarte de que no hay piedras ni restos, selecciona las alubias, retirando las que encuentres. Poner los garbanzos en un recipiente grande y cubrirlos completamente con agua fría. Déjelos en remojo toda la noche, o unas 12 horas. Para ayudar en el proceso de remojo, se puede aplicar una cucharadita de bicarbonato de sodio, pero el agua pura durante 12 horas parece funcionar bien.

🔆 Garbanzos secos a enlatados

Utilízalos enteros, o triturados para hacer falafel o hamburguesas vegetales, o machacados hasta conseguir una consistencia esponjosa para hacer hummus o una guarnición. Los garbanzos son un ingrediente muy versátil. También es una comida nutritiva. Para que cuenten como uno de tus cinco al día, sólo necesitas 3 cucharadas de garbanzos y 100g contienen 7g de proteínas, además son ricos en hormonas vegetales llamadas isoflavonas.
Es posible que los encuentres marcados en las recetas del subcontinente indio como garbanzos (así se llaman en América y España), o gramíneas y chana. Hay muchas variedades de garbanzos; las variedades desi son más pequeñas y sobre todo más oscuras (a veces verdes) y son la variedad más popular que se cultiva en Asia, aunque en Puglia y Basilicata (Italia), donde se llaman ceci neri, también crece una variedad negra más rara, la kala chana. Las variedades kabuli, cultivadas en Europa, el Mediterráneo, el norte de África y Sudamérica, son más grandes, suaves y ligeras.
Se pueden comprar garbanzos en latas, tanto secos como precocidos. Los garbanzos secos están disponibles en varios tamaños y pueden ser de distinta calidad, mientras que en el sur de España se cultivan garbanzos castellanos de gran tamaño. El Garbanzo de Fuentesauco, también de España, tiene el estatus de IGP (Indicación Geográfica Protegida).

😀 Cuántos garbanzos secos por persona

Este post puede contener enlaces o contenido apoyado por afiliados. Eso significa que recibiré una pequeña comisión del anunciante sin coste adicional para ti si haces clic en mi conexión y compras algo. Por favor, haz clic aquí para obtener más información al respecto. Ir a la receta
Existen dos tipos diferentes de garbanzos, en lata y secos. Para recetas rápidas, la variedad en lata está bien, pero a menudo la mejor opción es la fresca (o seca). La variedad fresca/seca será más importante en este artículo.
Poner los garbanzos en remojo reduce el tiempo de preparación y también facilita su digestión. Así que antes de asarlos, lo mejor es ponerlos en remojo. Puedes poner tus garbanzos en remojo de dos maneras: durante la noche o en el proceso de remojo rápido.
Hablando en general, sí. Lleva un tiempo, pero las judías acabarán brotando o fermentando. Debes ponerlas en el frigorífico si las vas a dejar en remojo más de una noche (unas 8 horas). A menudo, utiliza el frigorífico durante todo el tiempo de remojo si las temperaturas son altas.
No se aconseja comer garbanzos crudos. Te será muy difícil digerirlos. Después del remojo, algunas recetas utilizan los garbanzos crudos, pero como parte del proceso, los cocinan. Un ejemplo es el falafel.

💨 Garbanzos secos frente a los enlatados

Durante unas 40 horas, puse en remojo mis alubias secas envueltas en agua y en el frigorífico, lo que redujo considerablemente el tiempo de cocción. Sólo tuve 45 minutos para cocinar mis alubias. No tenía ralladura de limón, así que en su lugar, tenía un poco de zumo de limón congelado y lo utilicé. Estaba muy rico con las alubias.
El aroma y el sabor del líquido restante, es decir, el caldo de las alubias, era muy bueno una vez cocidas las alubias. Pensé que tirarlo sería una pena. Utilicé el caldo para elaborarlo. Añadí una lata grande de tomate triturado, hojas de laurel, pimienta negra, caldo de pollo, pimentón y 4 cubos de agua para suavizar el perfil de sabor. Los cubos de caldo son salados, así que esperé a que se disolvieran para decidir si hacía falta más sal. Añadí un poco de quinoa, verduras mixtas congeladas* y añadí una cantidad decente de garbanzos al caldo. Me salió bastante bien la sopa improvisada con el líquido de las alubias que me sobró. He congelado la mitad y tengo caldo para comer o cenar el resto de la semana. Para hacer una ensalada de pepinos, tomates, alcachofas y garbanzos, se utilizarán los garbanzos restantes que no puse en la sopa y la cantidad de garbanzos que no necesite para esta semana, se congelarán para su uso futuro.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad