Beneficios de la proteina

Beneficios de la proteina

Alimentos ricos en proteínas

Todos los alimentos elaborados a partir de marisco; carne, aves y huevos; alubias, guisantes y lentejas; y frutos secos, semillas y productos de soja forman parte del Grupo de Alimentos Proteicos. Las alubias, los guisantes y las lentejas también forman parte del grupo de las verduras. Para obtener más información sobre las judías, los guisantes y las lentejas, consulte Las judías, los guisantes y las lentejas son alimentos únicos.

Seleccione una amplia variedad de alimentos proteicos para obtener más nutrientes que su cuerpo necesita y para obtener beneficios para la salud.  Las opciones de carne y aves de corral deben ser magras o bajas en grasa, como la carne molida de res magra al 93%, el lomo de cerdo y las pechugas de pollo sin piel. Elija opciones de marisco con mayor contenido de ácidos grasos beneficiosos (omega-3) y menor contenido de metilmercurio, como el salmón, las anchoas y la trucha. El consejo de consumir carnes y aves magras o bajas en grasa y una variedad de mariscos no se aplica a los vegetarianos. Las opciones vegetarianas del grupo de alimentos proteicos incluyen las alubias, los guisantes y las lentejas, los frutos secos, las semillas y los productos de soja.

En general, 1 onza de carne, aves o pescado, ¼ de taza de alubias cocidas, 1 huevo, 1 cucharada de mantequilla de cacahuete o ½ onza de frutos secos o semillas pueden considerarse como 1 onza equivalente del Grupo de Alimentos Proteicos. La siguiente tabla enumera las cantidades específicas que cuentan como 1 onza-equivalente del Grupo de Alimentos Proteicos para su ingesta diaria recomendada.

Proteínas para la salud

Las proteínas son muy importantes para las mujeres en lo que respecta a la salud, la pérdida de peso, el estado de ánimo, la belleza y… ¡todo! Este artículo explora 8 razones por las que las mujeres necesitan comer más proteínas y comparte las mejores fuentes de proteínas.

Un buen punto de partida es recordar que los alimentos integrales deben ser siempre la fuente principal para añadir cualquier nutriente a su dieta. Por lo tanto, si tu objetivo es consumir más proteínas, ten en cuenta que las barritas de proteínas compradas en la tienda y las proteínas en polvo excesivamente procesadas no son las formas ideales de aumentar tu consumo de proteínas.

Y si realmente te gusta aprender la ciencia detrás de las cosas, lee sobre los aminoácidos esenciales que obtienes de la proteína (los bloques de construcción más importantes) en mi post sobre los sustitutos de la proteína vegana. Sí, los veganos pueden satisfacer sus necesidades de proteínas fácilmente si saben qué comer. Este post sobre la proteína de guisante también explica los aminoácidos.

La cantidad diaria recomendada (RDA) de proteínas, tal y como se discutió en una cumbre sobre proteínas en Washington, es de 0,8g/kg de peso corporal. Esto se basó en los adultos de 19 años de edad. En mi vídeo, digo 0,7g, y el número varía en función de su estilo de vida y nivel de actividad. Básicamente, para calcular cuántos gramos de proteína necesitas al día, simplemente multiplica tu peso por 0,36. Si pesas 145 libras, deberías comer al menos 52 gramos de proteína al día.

Beneficios de una dieta rica en proteínas

Si usted es un adulto mayor, la caída ocasional puede no parecer tan grave. Sin embargo, le sorprendería saber que las caídas son la principal causa de lesiones y muertes relacionadas con lesiones entre los adultos mayores en Estados Unidos. Teniendo en cuenta que más de uno de cada cuatro estadounidenses mayores sufre al menos una caída al año, según un estudio de Abbott publicado en OBM Geriatrics, es fundamental tomar medidas para protegerse a medida que se envejece.

Aunque los cambios en la visión, el equilibrio y los reflejos pueden aumentar las probabilidades de sufrir una caída, es posible reducir el riesgo de caer aprovechando los beneficios de las proteínas. Los expertos en salud están descubriendo que el consumo adecuado de proteínas podría ayudar a proteger a los adultos mayores de las caídas recurrentes, la fragilidad y otros efectos del envejecimiento.

Desde la infancia hasta la edad avanzada, las proteínas proporcionan a nuestro cuerpo los elementos necesarios para construir y reparar células, tejidos, huesos y músculos. Las proteínas también ayudan a nuestro organismo a producir anticuerpos para combatir las infecciones. A medida que envejecemos, las proteínas tienen otra función importante: evitar la pérdida de masa muscular.

Sobredosis de proteínas

Las proteínas son nutrientes esenciales presentes en todos los organismos vivos. Ayudan al desarrollo de órganos, tejidos, músculos y hormonas en el cuerpo. Son una gran fuente de energía y ayudan al crecimiento y funcionamiento de nuestro cuerpo. Es necesario consumir una dieta alta en proteínas mientras se realizan ejercicios físicos. Sin embargo, las proteínas están formadas por una sustancia muy compleja que requiere un gran esfuerzo para descomponerse completamente en energía. Por lo tanto, consumir un exceso de proteínas supone una gran presión para el hígado y el riñón, lo que en última instancia provoca daños en nuestro organismo.

Las proteínas son compuestos de gran tamaño que tienen un gran valor nutricional. Están formadas por la combinación de aminoácidos más pequeños y aportan al organismo una energía equivalente a 4 calorías por cada gramo de proteína. Nuestra dieta diaria se compone generalmente de un 10-35% de proteínas, que cubren nuestras necesidades diarias. Normalmente se recomienda tomar 1 gramo de proteína por cada kilo de peso corporal para mantenerse en forma.

Una dieta rica en proteínas contribuye a la construcción de los músculos de nuestro cuerpo, que es un aspecto importante del culturismo. Favorece la construcción de tendones, ligamentos y otros tejidos que ayudan a mantener una masa muscular sana. También ayuda a reparar los músculos dañados para que vuelvan a ser más fuertes. La carne de vacuno es una de las fuentes más ricas en proteínas, zinc, hierro y ácido fólico. La pechuga de pollo es una de las fuentes más ricas en proteínas, zinc, hierro y ácido fólico, y es muy buena para el crecimiento muscular.