Estas son las ventajas del microcemento al reformar viviendas, oficinas, hoteles y otros edificios

Estas son las ventajas del microcemento al reformar viviendas, oficinas, hoteles y otros edificios

El ámbito de los revestimientos decorativos ha evolucionado mucho en cuestión de pocas décadas. Así lo demuestra uno de ellos: el microcemento, el cual vio la luz en los años treinta, aunque el que se utiliza hoy en día para reformar edificios poco tiene que ver con el de antaño. Y es que estamos ante un material que proporciona multitud de ventajas.

Dichos beneficios son obtenidos al llevar a cabo reformas de todo tipo de edificios, abarcando desde viviendas hasta oficinas e incluso hoteles. Decorar estas estructuras con el revestimiento conocido como microcemento trae consigo una serie de aspectos positivos que describiremos a continuación.

Adiós a las juntas

Lo primero que llama la atención del microcemento es el hecho de que no hay juntas. Otros revestimientos sí las tienen, pero en el caso de dicho material decorativo las mismas pasan a ser historia, con todo lo positivo que ello conlleva.

A nivel visual, despedirse por completo de las juntas aporta un resultado muy bueno en lo referente al espacio en sí, el cual parece más amplio si se compara con cualquier otro material decorativo con juntas.

Mantenimiento muy sencillo

Precisamente la ausencia de juntas se traduce en otro factor favorable que no puede pasarse por alto: el mantenimiento es sencillo a más no poder, una ventaja que tienen muy en cuenta los usuarios de hoy en día.

No requerir productos específicos de limpieza que son demasiado caros es un aspecto que no conviene obviar. Así pues, las tareas de mantenimiento no solo son fáciles de realizar, sino también asequibles a nivel económico.

Alto nivel de resistencia

Antaño era habitual ver microcemento en zonas interiores. Sin embargo, conforme han ido pasando los años dicho material ha pasado a contar con más presencia en áreas exteriores. Básicamente ello es fruto de la buena resistencia que proporciona a aquellas personas que se decantan por este revestimiento decorativo.

Y es que estamos ante un material que tolera perfectamente las temperaturas elevadas, así como la lluvia y otras condiciones climatológicas adversas. Las abrasiones pasan a ser historia, además del típico desgaste que genera los años que van transcurriendo.

Por mucho que pase el tiempo, el microcemento no se ve afectado. Ello se traduce en que la inversión realizada para proceder a su instalación se amortice al máximo. El gasto a llevar a cabo merece la pena teniendo en cuenta la durabilidad del material.

El cuarteo que tan habitual es en otras alternativas decorativas no se produce con el microcemento. Exactamente lo mismo puede decirse de las grietas, debiendo sumar a esta ventaja otro aspecto muy positivo que no hay que obviar.

Resultados personalizados y únicos

Finalmente toca hablar de un beneficio que obtienen todos los usuarios al decantarse por el microcemento: se trata de uno de los revestimientos decorativos más personalizables. Y es que los fabricantes ofrecen una amplísima gama de acabados con un claro objetivo: conseguir que cualquier persona quede encantada con el resultado obtenido.

La superficie elegida por un cliente poco tiene que ver con la de otro, sea cual sea aquella que termine siendo revestida. En este sentido también es de agradecer la versatilidad del material, el cual decora a la perfección no solamente los suelos. Por si fuera poco, el resultado también es sobresaliente al ornamentar desde un techo hasta una pared.

Teniendo en cuenta todas las ventajas del microcemento no es de extrañar que, a la hora de reformar una vivienda, oficina, hotel u otro edificio, cada vez más personas se decanten por este revestimiento decorativo. De hecho, ha acabado convirtiéndose en una tendencia que poco a poco va adquiriendo una mayor popularidad.