• Jue. Abr 29th, 2021

Metodos de congelacion de alimentos

↪ La mejor manera de congelar los alimentos: una vida útil más larga y rápida

En la producción de alimentos, la congelación es una forma de conservarlos reduciendo la temperatura para evitar el crecimiento de microorganismos. El proceso se ha utilizado en climas fríos durante décadas, y ya en 1842 se concedió en el Reino Unido una patente para congelar alimentos por inmersión en una salmuera de hielo y sal. Sin embargo, no fue hasta la invención de la refrigeración mecánica cuando la técnica se generalizó en la industria. Un cargamento de carne transportado desde Australia a Gran Bretaña bajo refrigeración se congeló accidentalmente en 1880, y el proceso se adaptó rápidamente para envíos de larga distancia y otros tipos de almacenamiento. En el siglo XX se descubrió que la congelación rápida, o flash, era especialmente eficaz con ciertos tipos de alimentos.
La carne se congela lo antes posible después del sacrificio, con los mejores resultados a temperaturas de 18 °C (0 °F) o inferiores. Las frutas se congelan en un jarabe o un paquete de azúcar seco para evitar que se oxiden y se desecen. La mayor parte de la congelación comercial se consigue con aire frío que circula por medio de ventiladores (congelación por ráfaga) o colocando los alimentos en paquetes o bandejas metálicas sobre superficies refrigeradas (congelación por contacto). Véase la deshidratación para más información sobre la liofilización.

🙀 Las verduras y frutas se mantienen frescas con un nuevo método de congelación

Cada año salen al mercado cientos de nuevos productos alimentarios congelados. Algunos alimentos congelados son gourmet, mientras que otros no lo son. Algunos son sin gluten, mientras que otros no. Como resultado, las tiendas de comestibles tienen pasillos enteros dedicados exclusivamente a los alimentos congelados. Las ventas de alimentos congelados, por ejemplo, aumentaron un 3,1% en 2010 durante la llamada Gran Recesión. Con una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 4,3%, se prevé que el mercado mundial de alimentos congelados alcance los 376.950 millones de dólares en 2025.
Obviamente, los alimentos congelados han existido durante siglos en climas en los que los alimentos se congelaban de forma natural. La gente de China, por ejemplo, ya almacenaba alimentos en bodegas de hielo en el año 1000 a.C. Esto se debe a que la congelación es una forma excelente y rentable de conservar los alimentos. Clarence Birdseye, a quien se atribuye la invención del proceso de congelación rápida, no nos dio los tipos de alimentos congelados que conocemos hoy hasta la década de 1920.
Birdseye se dio cuenta de que el pescado que él y los inuit pescaban se congelaba casi instantáneamente mientras lo sacaban del agua, mientras vivía y trabajaba en Labrador, NF, Canadá. Para alegría de Birdseye, el pescado parecía delicioso incluso después de ser descongelado muchos meses después. Entonces formuló la hipótesis de que si los alimentos se congelan lo suficientemente rápido, conservan niveles de sabor y textura similares a los de los alimentos frescos.

😬 Cómo congelar los alimentos correctamente

Desde la aparición de los alimentos congelados en la década de 1930, la oferta de alimentos congelados en los supermercados ha aumentado considerablemente. Verduras y hierbas congeladas, comidas listas para calentar y helados gourmet son sólo algunos ejemplos. En este artículo, Food Today examina el proceso de congelación y cómo puede ayudar a conservar los alimentos al tiempo que proporciona comodidad y variedad.
La gente ha conservado los alimentos con frío desde la antigüedad, cuando utilizaban la nieve y el hielo para proteger su caza. Se dice que Sir Francis Bacon murió de neumonía después de intentar congelar pollos rellenando las carcasas con nieve. Los alimentos congelados no se comercializaron hasta la década de 1930, tras descubrirse un método de congelación rápida.
Al impedir el desarrollo de microorganismos y frenar la actividad enzimática que hace que los alimentos se estropeen, la congelación retrasa su deterioro y mantiene los alimentos sanos. El agua de los alimentos se congela en forma de cristales de hielo, haciéndola inaccesible a los microorganismos que la necesitan para desarrollarse. Sin embargo, como la mayoría de los microorganismos (excepto los parásitos) siguen vivos cuando se congelan, los alimentos deben tratarse con cuidado tanto antes como después de la congelación.

🙉 Consejos para congelar alimentos: cómo hacer que sus alimentos congelados duren

La forma más sencilla, eficaz y que menos tiempo requiere para conservar los alimentos es la congelación. A excepción de los productos con un alto contenido en agua, los productos a base de crema y los alimentos con almidón cocidos, como los fideos y el arroz, la mayoría de los alimentos se congelan bien.
Todos los productos frescos contienen enzimas, que ayudan a la maduración de la planta. La actividad enzimática se ralentiza pero no se detiene durante la congelación. Estas enzimas, si no se inactivan, pueden causar cambios de color y sabor, así como la pérdida de nutrientes durante el almacenamiento en el congelador. La congelación también inhibe, pero no elimina, los microorganismos que causan deterioro o enfermedades.
El escaldado es esencial para obtener hortalizas congeladas de la máxima calidad, en contra de algunas publicaciones o del folclore. Las enzimas se inactivan al escaldar las verduras hasta su congelación. La verdura se escaldará sumergiéndola brevemente en agua hirviendo o en vapor. Para evitar la ebullición, la verdura se enfría rápidamente en agua fría (60 grados Fahrenheit o menos) durante el mismo periodo de tiempo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad